¿Es posible elaborar mosaicos de madera?

Los mosaicos en general son elaboraciones simpáticas y artísticas y pueden estar ubicadas en cualquier habitación de un hogar, especialmente en los baños y cocinas, si es que se traten de los mosaicos tradicionales que son aquellos elaborados con materiales como cerámica, piedras o porcelana.

En esta oportunidad, hablaremos en concreto sobre mosaicos que se hacen a base de otros materiales como maderas. Las maderas, si tienen un grosor resistente, son ideales también para elaborar mosaicos creativos e innovadores, pero ¿Cómo hacerlo?

En este artículo hablaremos sobre el procedimiento con el que se elaboran mosaicos a base de madera, no importa la textura, mientras sean diversas, obtendremos un resultado más artístico y, en consecuencia, más llamativo.

Mosaicos de madera, elaboración paso a paso

Debido a que las maderas vienen en colores uniformes, tendremos que pintarlos algunos con cualquier pintura de uso escolar, ya que se tratan de trabajos pequeños y medianos. Para cortar las maderas, podemos usar cierras o estiletes resistentes, obviamente con sumo cuidado.

  • Antes que nada se debe conseguir maderas de un grosor similar al de una tapa de cuaderno anillado, es decir, que sea resistente; las maderas de este grosor que lleguemos a conseguir, deberán ser partidas, cortadas y divididas en tamaños diferentes y que tengan figuras geométricas regulares e irregulares.
  • Una vez se tengan todos los pedazos de madera, debemos pensar en las figuras, paisajes, objetos o caricaturas que queremos diseñar y plasmar en el mosaico. De acuerdo a la decisión que tomemos, deberemos pintar de acuerdo a los colores que se necesiten, por ejemplo, si queremos hacer un paisaje, debemos pensar en colores como el celeste o azul para el cielo, verde para la vegetación, amarillo para el sol, blanco para las nubes y el resto de colores adecuados.
  • Una vez se tenga todo ello definido y pintados los pedazos de madera, debemos proceder con el pegado que debe ser sobre una pared o sobre algún soporte que simule un recuadro para luego ser colgado en una pared. Desde luego, se necesitará pegamentos como carpicola o isocola, que son ideales para pegar madera con madera o madera con cimiento o yeso. Si conoces otro tipo de pegamentos ideales para madera, úsalos.
  • Mientras pegas, evita que el pegamento salga por los laterales o por debajo de cada figura geométrica, puesto que, a diferencia de un mosaico hecho con cerámicas, porcelana o piedras planas, no podremos sobrepasar las partes huecas con masilla, sino las dejaremos tal cual para dar una impresión en tercera dimensión, algo, de hecho, innovador y bonito.
  • Finalmente, deberás colocar soportes en los lados superior, inferior y los laterales del mosaico para que se vean como un recuadro; en caso de que esté pegado sobre una pared, podrás pintar alrededor del mismo para simular, de igual manera, un recuadro.

Ya depende de ti si querrás plastificarlo o no, pero sugerimos que no lo hagas porque no se verá estético y perderá el efecto de tercera dimensión que logramos con los espacios vacíos. Como resultado, tendrás un recuadro muy bonito sin importar el lugar donde esté, sea este un baño, una cocina o un dormitorio.

Deja un comentario